Las plantas y el agua

Ha pasado por tu cabeza ¿Cuánta agua necesita una planta para crecer? Ésta es una pregunta importante que con frecuencia se hacen los botánicos, los agricultores y cualquier persona que tiene macetas.

La mayoría de los tejidos vegetales tienen entre un 60 y un 90% de agua.

La mayor parte del agua que toman las plantas es a través de las raíces, y por si fuera poco, esta agua se evapora a la atmósfera por la superficie de las hojas y en menor escala, por los tallos y las ramas.

Para que el dióxido de carbono del aire pueda penetrar a las células de la hoja, es necesario que la superficie de las hojas sea húmeda y que no existan barreras físicas que impidan el contacto del aire con las células fotosintéticas; además a cambio de captar dióxido de carbono, las plantas se ven necesariamente sujetas a una intensa pérdida de agua por evaporación.

¿Sabías que una planta de maíz de 1.5 m de altura ha requerido aproximadamente 200 litros de agua para crecer y, sin embargo sólo contiene alrededor de 2 litros de agua?

Por cada molécula de dióxido de carbono de la atmósfera que una planta logra fijar, se pierden por lo menos 10 moléculas de agua.

Como consecuencia de la intensa transpiración de las plantas verdes, las raíces deben ser extensas para recuperar del suelo toda el agua que pierden las hojas.  La absorción de agua sólo es posible cuando el suelo tiene bastante humedad, de manera que cuando éste se seca las plantas pueden marchitarse y si la deficiencia de agua se prolonga por más tiempo o se intensifica, las plantas pueden llegar a morir por desecación.

En muchos lugares de nuestro planeta, debido al clima, la desecación del suelo ocurre regularmente cada año en determinada estación o estaciones. Y es interesante descubrir que las plantas que viven en esos ambientes tienen mecanismos especiales para prevenir el daño que la desecación, reduciendo al minimo la perdida de agua, aunque también disminuyen un crecimiento rápido a diferencia de otras plantas.

Por otro lado, para las plantas que viven en el mar y otras masas acuáticas terrestres, el agua está siempre presente y no es necesario que posean estructuras para evitar la desecación.

Sin embargo, para la gran mayoría de las plantas terrestres, el suelo es el reservorio en donde se almacena el agua, a partir del cual las plantas pueden recuperar la que pierden por la transpiración, pero el suelo no siempre tiene en cada lugar y en cada estación del año la misma cantidad de agua, ya que es un recurso sumamente variable en abundancia en el medio donde los vegetales crecen y esto determina muchas de las características de la historia de la vida de cada especie de plantas.

¿Pero, y porque es importante el agua en las plantas? En nuestra siguiente publicación lo abordaremos ¡Te recomendamos darle seguir o suscribirte para que te enteres de las nuevas noticias!

Fuente: Vasquez, Carlos. 2012 ¿Cómo viven las plantas? Editorial Fondo de cultura económica.

Alternativas amigables para acabar con las hormigas plaga

Hemos llegado la tercer y última parte del blog dedicada a las hormigas. A continuación hablaremos de algunas alternativas más amigables, es importante recalcar que un control efectivo de las hormigas como plaga requiere de una correcta identificación de las mismas y este paso es muy importante para comenzar.

Uno de los métodos más efectivos son los cebos para hormigas, estos contienen veneno y alimento para las hormigas, el cual les atrae y ellas se encargaran de transportarlo a su hormiguero. De acuerdo con las preferencias alimentarias de cada especie, se han desarrollado varios cebos:

  • Los azucarados (envenenados con ácido bórico, que provoca degeneración del estómago del organismo)
  • Cebos grasosos (con sulfluramida, que causa muerte por inhibición de producción de energía).

Además algunos ya los puedes comprar en el supermercado o puedes elaborar tu propio cebo utilizando materiales que seguramente tienes en casa. 

Existen muchos remedios y recetas caseras en la web para acabar o ahuyentar a las hormigas, pero no todas son efectivas. Te compartimos tres métodos que hemos utilizado y nos han funcionado bien: ¡No olvides que es fundamental localizar el hormiguero para que cualquier método que elijas funcione!

  1. Usando las cascaras de naranja:

Las cascaras al descomponerse producen un hongo (Penicillum) que es nocivo para las hormigas, por ello te recomendamos cortar en trozos pequeños las cascaras y colocarlas en el camino de las hormigas, así ellas se llevarán las cascaras y el hongo invadirá su hormiguero obligándolas a irse o morirán de hambre.

Otra forma que puedes aplicar con la naranja, es dejar que se pudra y produzca el hongo (verdoso/grisáceo) y posteriormente raspar o lavar el hongo y mezclarlo en un recipiente con agua, esa agua la verterás en el hormiguero (el líquido llevará las esporas que comenzarán a invadir el hormiguero y obligarán a las hormigas a irse).

2. Otra técnica utilizada y un poco más ruda es usando simplemente agua caliente que vertirás en el hoyo del hormiguero poco a poco para eliminar a la hormiga reina y las obreras. Se trata de verter el agua hasta que veas que ya no salgan las hormigas.

3. La mezcla de vinagre + agua es muy parecida a la técnica del agua caliente. Debes mezclar 50/50, y agregarlo poco a poco al hormiguero hasta que ya no veas más hormigas.

4. Por último, si tienes corazón de pollo y no quieres matar a estos pequeños insectos puedes optar por usar plantas repelentes (aromáticas y flores).

¿Qué pasa cuando las hormigas se convierten en plaga?

Parte 2.

Ante el crecimiento de las zonas urbanas se ha producido una modificación ambiental, y esto afecta la distribución de diferentes organismos: algunas especies nativas se desplazan a otras regiones donde puedan subsistir,  y otras aumentan su población y asumen posiciones dominantes debido a los nichos vacíos, la ausencia de enemigos y competidores.

Las hormigas no son la excepción, debido a su tamaño pequeño y a su dieta tienden a buscar pequeños espacios como grietas o agujeros para vivir, algunas hormigas pueden causar la destrucción de maderas y muebles e incluso algunas especies han llegado a invadir y destruir aparatos eléctricos como radios, televisiones, computadoras e incluso instalaciones eléctricas.

Son tan pequeñas, que pueden esconderse casi en cualquier sitio.

En regiones cálidas de casi todas las zonas urbanizadas se presentan hormigas que viven dentro de la casa con características que favorecen la colonización de las habitaciones humanas, sobre todo en sitios donde es seguro encontrar  comida como la cocina, comedores y baños ya que se aprovechan de los alimentos frescos, almacenados y los residuos de productos de higiene personal.

También existen especies que viven afuera de la casa, rondando sobre todo en el jardín como en el caso de la hormiga arriera (Atta cephalotes).

Y después de una breve descripción, llegamos a la pregunta del millón ¿Cómo controlar las especies invasoras de hormigas?

Existe poca información sobre el control de las especies de hormigas plaga, y es normal que las personas utilicen comúnmente productos químicos comerciales, que terminan afectando a otros tipos de insectos.

El uso intenso de productos químicos como los piretroides (cipermetrina y deltametrina) es un grave problema, pues son altamente tóxicos. Son sustancias sintéticas que han sido modificadas para ser fotoestables y tener una volatilidad mínima, pero aumentan su toxicidad, sin embargo una de las desventajas es que estos compuestos sólo matan a las hormigas visibles, y no atacan la fuente de la plaga: las que se reproducen en los hormigueros.

Y por ello en la tercera y última parte hablaremos de algunas alternativas menos dañinas para el ambiente, nos llemos muuy pronto.

Las hormigas y su importancia en el medio ambiente

Parte 1.

hormigas-tejedoras_5d09aacb

Las hormigas son un grupo de insectos que pertenecen al orden Hymenoptera (el orden más grande de los insectos), se conocen cerca de 15 mil especies de hormigas en el planeta, las cuales están agrupadas dentro de la familia Formicidae.

Las hormigas son insectos sociales y se encuentran agrupadas en colonias: una colonia está formada por diferentes grupos de individuos, y cada uno desempeña una misión biológica: soldado u obrera, macho fecundador o reina.

Estos pequeños insectos juegan un importante y diverso papel en los ambientes naturales, ya que establecen una estrecha relación con las plantas, funcionando como depredadoras de las semillas, defoliadoras (las que se alimentan y provocan la caída de las hojas), dispersoras e incluso polinizadoras.

Poseen interacciones con las plantas que pueden ser neutrales, esto significa que no causan beneficios ni daño; antagónicas (por ejemplo si defolian en corto tiempo las ramas u hojas) y también poseen interacciones mutualistas en procesos de polinización o dispersión de semillas. Les dejamos unas fotografías para ilustrar gráficamente estas interacciones:

En las relaciones antagónicas uno organismo sale perjudicado y el otro se beneficia (en este caso la planta es perjudicada mientras que la hormiga obtiene un beneficio.)
En relaciones mutualistas ambos organismos salen beneficiados, como lo es el en caso del pulgón y la hormiga. Los pulgones proporcionan alimento mientras que las hormigas les brindan protección.

La modificación del ambiente debida a la actividad de las hormigas, es benéfica para el ecosistema. Muchas especies de hormigas suelen vivir en nidos subterráneos, en la hojarasca, en troncos o bajo las rocas, por lo que airean y revuelven la materia orgánica que transportan al excavar sus galerías y con ello cumplen una función ecológica que enriquece los suelos.

Por otro lado, las hormigas han sido consideradas buenos indicadores del estado de deterioro ambiental, debido a a la gran variedad de nichos que ocupan y a que responden rápidamente a los cambios ambientales (se modifica la diversidad y abundancia de especies).

Las hormigas como indicadores del grado de restauración de una pradera |  Ciencia y Biología

Y a pesar de su importancia, debido a su pequeño tamaño y su capacidad de adaptarse suele haber un gran porcentaje y se pueden convertir en plaga para el ser humano, en el siguiente post hablaremos acerca de ello, por eso te invitamos a seguirnos y no perderte las publicaciones.

Nos leemos muy pronto.

Fuentes consultadas:

El papel ecológico de las hormigas, de relevancia para la biodiversidad, SEMARNAT, 2018.

Klaus Jaffé. (1993). El mundo de las hormigas. Universidad Simón Bolivar: Equinoccio.

López G. y Ramón F. 2010. El mundo feliz de las hormigas. TIP Revista Especializada en Ciencias Químico-Biológicas, 13(1):35-48,

Reyes, J. Las hormigas, elementos claves de los ecosistemas. Proyecto LifebioDehesa.

¿Qué son las plagas?

¿Haz notado la presencia de pequeños animalitos en tus plantas? Antes de definir si es una plaga o no, tenemos que aprender a identificar a los animales benéficos de los dañinos en nuestras plantas, pero ¿Qué es una plaga? Se define plaga a cualquier especie animal que pueda ser perjudicial para nuestros cultivos o plantas.

Es normal que veamos uno que otro bichito en nuestras plantas pero ¿hasta qué punto es normal? Los animales se convierten en plaga cuando su actividad comporta algún tipo de daño para las plantas, esto quiere decir que las poblaciones comienzan a crecer y  a causar daños debilitando desde hojas, tallos e inclusive los frutos, y si no lo controlamos a tiempo puede causar la muerte de nuestras plantas.

Pero antes de pensar en cómo eliminarlos debemos de pensar ¿Por qué apareció? La aparición de plagas es un indicador de que algo estamos haciendo mal, muy probablemente la planta no es lo suficientemente fuerte o no tiene las condiciones adecuadas de luz, riego y sustrato. Te sugiero que revises tus plantitas semanal o quincenalmente y si notas algo extraño, puedes comenzar a investigar acerca de ello o escribirnos, y con gusto te vamos a orientar.

Una introducción a la Hidroponía

Cultivar plantas sin tierra fue admitida en 1699 por Woodward, sin embargo fue hasta el siglo XIX que esta técnica comenzó adquirir importancia.

El cultivo sin tierra es el método que provee los alimentos que requieren las plantas para su perfecto desarrollo, por medio de una solución sintética de agua y sales minerales diversas. Es decir, el cultivo hidropónico consiste en cultivar las plantas únicamente en agua, sin contar con los recursos del suelo.

La hidroponía nos permite, con reducido consumo de agua y pequeños trabajos físicos pero con gran dedicación y constancia, producir hortalizas frescas, sanas y abundantes en pequeños espacios de las viviendas, aprovechando en muchas ocasiones elementos desechados, que de no ser utilizados causarían contaminación.

Cómo funciona este método? Podemos usar agua, arena, cascarilla de arroz o algunos subproductos o desperdicios que podemos encontrar fácilmente dentro de nuestra comunidad o en el hogar y usando una solución de nutrientes que las plantas necesitan para su crecimiento.

Beneficios: El cultivar alimentos naturales en casa a bajo costo no trae consigo diversos beneficios que te contamos a continuación:

  • 1. Comenzamos a estar en contacto con la naturaleza, podemos fomentar en los niños un interés precoz por las actividades sustentables, y toda la familia puede estar al tanto de sus alimentos.
  • 2. Al producir nuestros propios alimentos, estamos disminuyendo los costos de la canasta básica de alimentos (hortalizas).
  • 3. Nos puede funcionar como una fuente de trabajo dentro de la ciudad, lo cual genera actitudes positivas hacia la autogestión comunitaria.
  • 4. Debido a que toda la familia puede participar, les brindamos a las personas de la tercera edad la posibilidad de sentirse útiles y valiosas para su familia, para la comunidad y para sí mismas.

¿Qué necesitamos para realizar cultivos hidropónicos? Necesitamos envases de plástico, de lata, madera o hule; una regadera; sustratos; solución nutritiva; agua; semillas de diferentes vegetales o verduras, y sobre todo mucho entusiasmo y dedicación.

¿Y tú, te animas a iniciar cultivo hidroponico?

¿Qué es el Humus de lombriz?

El humus es el resultado de la descomposición de la materia orgánica, formado por las excretas de la lombriz y es asimilable para las plantas, pues su estructura es sencilla y una de sus principales características es que posee un pH neutro, lo cual lo hace ideal para todo tipo de plantas. Posee un color oscuro aunque puede variar su coloración de acuerdo al origen de la materia orgánica que sirvió de alimento a las lombrices.

En el humus las sustancias nutritivas para las plantas están disponibles para que las raíces las puedan tomar rápidamente, y también posee muchas sustancias que activan el desarrollo de las plantas, un ejemplo de ellas son las hormonas vegetales (giberelinas y auxinas), producidas por los microorganismos que viven en el intestino de la lombriz.

Las lombrices también producen humus líquido mejor conocido como lixiviado de lombriz, el cual es una concentración líquida que también posee nutrientes obtenidos durante el proceso de descomposición que llevan a cabo las lombrices. Respecto al lixiviado, existen algunas experiencias sobre el empleo foliar del lixiviado de humus de lombriz en diferentes dosis y momentos de aplicación, empleado como fertilizante 100% natural y ecológico.

¿Interesante, no? Si aún no tienes lombricomposta en casa, es momento que te animes, ya que no solo reduces la cantidad de desechos orgánicos,  sino que también lo regresas a la tierra y a cambio obtendrás composta de manera natural y de muy buena calidad.

¿Conoces las características de la Tierra?

Los suelos con una buena estructura contienen arena, limo y arcilla unidos de tal forma que permiten una óptima aireación del suelo, así como una buena retención y circulación del agua.

A continuación, te describimos los cuatro tipos de suelos más comunes que podemos encontrar y esperamos te sea de ayuda para seleccionar el tipo de suelo que tienes en tu casa o terreno:

¿Sabes que es el control biológico?

Eliminar Plagas sin impacto ambiental? ▷ Descubre el Control Biológico

El control biológico consiste en usar un organismo para controlar a otro, este ciclo ocurre naturalmente. Actualmente es utilizado en la agricultura para controlar malezas y enfermedades o plagas que afectan a los cultivos y  ha adquirido relevancia por la preocupación de la preservación del ambiente y la inocuidad alimentaria.

¿Qué beneficios nos brinda?

Principalmente disminuimos el impacto agrícola sobre el medio ambiente. Tenemos la certeza que es un control 100% natural, no estamos usando químicos, ni dañamos a ninguna especie que habita dentro del ecosistema, nos ahorramos tiempo, dinero y esfuerzo en hacerlos nosotros mismos y dejamos que la misma naturaleza haga lo suyo.

¿Cuántos tipos de control biológico existen?

Fortalecen México y España cooperación técnica para control biológico de  plagas - Hortalizas

Control biológico natural: No interviene la acción humana, en este tipo de control el enemigo natural aparece, entra al cultivo y controla o equilibra las poblaciones de organismos dañinos.

Control biológico aplicado por conservación: La intervención humana si está presente, ya que se coloca un alimento atrayente para el depredador, teniendo como objetivo que el enemigo natural llegue a nuestros cultivos y controle la plaga o parasito.

Biocontrol Report: Descubriendo el enfoque de control biológico clásico -

Control biológico por medio de hongos entomopatógenos: Los hongos poseen distintos mecanismos de acción que les permiten controlar a los patógenos, este tipo de control se basa en colocar esporas de hongos que se encargan de controlar plagas (generalmente insectos y artrópodos) dentro de nuestros cultivos.

Control biológico por introducción: Cuando la plaga no es de esa zona, se introducen otros enemigos naturales que sean de la zona de origen de esta plaga.

Sin embargo, no hay nada mejor que dejar que la naturaleza actué por sí sola y cumpla su ciclo natural, te dejamos un vídeo muy interesante sobre el control biológico que relaciona pulgones, mariquitas y hormigas. https://www.youtube.com/watch?v=lUPbhTr-0r4

El huerto y los animales

Mantener un huerto no es nada sencillo, debemos conocer los requerimientos de nuestras plantas para poder elegir las adecuadas, cuidar que el sustrato tenga los nutrientes necesarios, regarlas diariamente, revisarlas y mantenerlas en buen estado. A veces es imposible cuidar nuestro huerto todo el tiempo, y en un descuido o mal manejo del huerto, nuestras plantas pueden enfermarse o aparecer pequeños intrusos en ellas.

En nuestro huerto siempre vamos a encontrar pequeños animales, pero es importante diferenciar y conocer a todos los organismos que habitan en el huerto. Hay animales que causan ciertos daños como los afidos y homópteros (pulgones, mosquita blanca, araña roja por mencionar algunos), si son una cantidad menor o controlable no hay problema en que habiten en el huerto, sin embargo si el control se nos sale de las manos, se pueden convertir en plaga y podrían destruir completamente nuestros cultivos.

Por otro lado, también existen animales beneficiosos que contribuyen a controlar considerablemente a los bichos anteriormente mencionados, a este fenómeno lo llamamos “Control biológico” en otro post hablaremos más acerca de este tema, por ahora solo haremos una pequeña mención sobre los organismos benéficos para el huerto. Dentro de los animales auxiliares podemos encontrar insectos como mariquitas, arácnidos de jardín, algunas aves insectívoras, y no podemos dejar atrás a las lagartijas, sapos y murciélagos que ayudan a controlar a las pequeñas plagas u organismos que aparecen en nuestro huerto.

Su desayuno favorito son los áfidos.
Las arañas también tienen muy buen apetito.